Aumento de la inseguridad y desempleo, consecuencia de las malas administraciones priístas en Othón P. Blanco.

Aumento de la inseguridad y desempleo, consecuencia de las malas administraciones priístas en Othón P. Blanco.

“Los anteriores gobiernos municipales dejaron al municipio de Othón P. Blanco en la quiebra, en una situación de crisis económica que ya comienza a generar problemas sociales como el aumento en los robos a casa habitación, asaltos a mano armada a plena luz del día, violencia intrafamiliar cada vez más común, así como una mayor tasa de desempleo”, dijo el también regidor othonense.

Expuso como ejemplo que el recién creado Instituto Municipal de la Economía Social en Othón P. Blanco dio a conocer al inicio de esta administración que el índice de desempleo en el municipio era del 8 por ciento; es decir, casi el doble de la tasa general del país, situada en 4.5 por ciento, según la estadística más reciente del INEGI.

“El dato de ocho desempleados por cada cien personas económicamente activas en Othón P. Blanco es un reflejo de la crisis económica que atraviesa la capital del Estado. Sin embargo, hay que recalcar que esta cifra no reflejaba aún los recientes despidos en las administraciones públicas estatal y municipal”, comentó Zelaya.

La mala situación económica de la población trajo consigo un aumento desmedido de la inseguridad, a tal grado que algunas colonias antes “tranquilas”, ahora son consideradas focos rojos por el incremento de los robos a casas-habitación.

Citó que de acuerdo al último estudio de la Asociación de Autoridades Locales de México A.C. (AALMAC), el cual analiza reportes de organismos especializados sobre la incidencia delictiva en los Estados, en el primer semestre del 2014 Othón P. Blanco se ubicó entre los 20 municipios que registraron el mayor aumento en asaltos, asesinatos, extorsión y violaciones.

Peor aún: de los delitos que se cometen en la capital, el 86 por ciento quedan impunes, por lo que las autoridades estatales fueron declaradas ineficaces en la prevención y persecución del delito.

“Asesinar, robar o violar en Othón P. Blanco queda mayormente impune. Se comprende, pues la dirección municipal de Seguridad Pública de Othón P. Blanco cuenta con sólo 120 elementos por cada turno para vigilar las 57 comunidades rurales y las más de 100 colonias que conforman la ciudad de Chetumal; esto es, menos de un policía por cada demarcación. Y a pesar de que Chetumal también es sede de la Policía Estatal Preventiva, ésta brilla por su ausencia, pues la mayor parte de estos elementos están comisionados como agentes de seguridad de políticos y funcionarios, o realizando operativos para decomisar motocicletas o cazando a vehículos particulares por tener polarizado”, puntualizó Fernando Zelaya.
 

Share this post