GOBIERNO PRIÍSTA NO TENDRÁ MOTIVO PARA ENDEUDARSE