No hay garantías de que el programa federal “Cruzada contra el Hambre” no signifique un regreso al clientelismo a favor del PRI: Eduardo Martínez

No hay garantías de que el programa federal “Cruzada contra el Hambre” no signifique un regreso al clientelismo a favor del PRI: Eduardo Martínez

Por tal motivo, pidió que se detenga la entrada en operación en la entidad de dicho programa, hasta que se creen los mecanismos de transparencia y fiscalización que permitan asegurar que éste no será utilizado con fines meramente electoreros.

“Veracruz es el ejemplo claro de que se trata de un programa con un sentido electorero, de generar votos para el PRI, lo que viola los principios más básicos de los programas sociales, que es el mitigar problemas sociales, en este caso el hambre de los mexicanos, sin el condicionamiento de pertenecer o votar por un determinado partido político”, dijo Martínez Arcila.

En este sentido, enfatizó la exigencia por parte del PAN hacia el Gobierno federal, estatal y el delegado de la Sedesol en Quintana Roo que no pongan en marcha este programa hasta que no se transparente quiénes son la población meta de los beneficiados, qué tipo de apoyo darán, qué instancias federales van a participar, el presupuesto destinado a este programa, los funcionarios que trabajarán directa o indirectamente, el padrón de beneficiados, así como el mecanismo que se va a utilizar.

“Que no se confunda: estamos a favor de los programas sociales que ayuden a combatir la pobreza extrema en el país. Prueba de ello fue el Programa Oportunidades. Lo que queremos es que Cruzada contra el Hambre tenga la misma transparencia que el programa Oportunidades, donde cualquier persona podía consultar el padrón de beneficiados”, dijo el panista.

“Ya quedó exhibido a nivel nacional por medio de videos la utilización electorera de este programa, donde sin tapujo alguno se ve como la intención es condicionar el voto al no afiliar a personas que no simpatizan con el PRI. Estamos viendo al mismo PRI de siempre: al que hace trampas para ganar elecciones, que juega sucio, aprovechándose de las necesidades de la población más vulnerable para obtener votos”, concluyó Eduardo Martínez.

 

Share this post